Los líderes de la UE designan a Von der Leyen para la Comisión Europea con la abstención de MeloniIrene Castroel junio 27, 2024 a las 9:37 pm

Fumata blanca para el reparto poder de la UE tras las elecciones europeas de pasado 9 de junio. Los líderes europeos han avalado el acuerdo alcanzado por los negociadores populares, socialistas y liberales para los nuevos altos cargos (denominados top jobs en el argot comunitario), pero sin el apoyo de la primera ministra italiana, Giorgia Meloni. Ursula von der Leyen aspira a un segundo mandato al frente de la Comisión Europea –para lo que aún le queda lograr el aval del Parlamento Europeo–, el exprimer ministro portugués, el socialista António Costa, presidirá el Consejo Europeo; y la primera ministra estonia, Kaja Kallas, sucederá a Josep Borrell al frente de la diplomacia europea.

La designación de Von der Leyen ha salido adelante con la abstención de la primera ministra italiana, Giorgia Meloni, que tiene así margen de negociación para la composición de la futura Comisión Europea, en la que aspira a tener una cartera relevante e incluso con rango de vicepresidencia. El húngaro Viktor Orbán, sin embargo, ha votado en contra. En el caso de Costa y Kallas, Meloni ha votado en contra, según fuentes comunitarias. Los líderes de los restantes 25 estados miembros han secundado el paquete completo. La presidencia de la Eurocámara se la dividirán populares y socialistas. La popular maltesa Roberta Metsola asumirá la primera parte.

El acuerdo comenzó a cocinarse entre populares, socialistas y liberales hace un par de semanas al margen de los representantes de la extrema derecha. El ‘no’ de Viktor Orbán lo daban por hecho antes incluso de iniciar las conversaciones y hace diez días, cuando tuvieron la primera toma de contacto, hicieron explícito el aislamiento a la también a Meloni. La primera ministra italiana dejó claro su malestar entonces y en el Parlamento de su país la víspera de viajar de nuevo a Bruselas, a donde llegó con cara de pocos amigos este jueves.

“Algunos han argumentado que no hay que hablar con determinadas fuerzas políticas. Las instituciones de la UE se concibieron con una lógica neutral. Los altos cargos se otorgaban pensando en los grupos más numerosos, sin tener en cuenta las lógicas de mayoría y oposición. Hoy se opta por abrir un nuevo escenario y la lógica del consenso queda anulada por la lógica de las ‘chimeneas’, donde un partido decide por todos. Una conventio ad excludendum que en nombre del Gobierno italiano he rechazado y no pienso compartir”, afirmó la primera ministra italiana en el Parlamento el miércoles.

El cortejo del PP europeo a Meloni

Meloni ha sido la gran protagonista de la cita, a la que la mayoría de líderes miraban y mimaban especialmente los jefes de Gobierno del Partido Popular Europeo a los que no cogió el teléfono cuando la llamaron para informarle del acuerdo que alcanzaron con socialistas y liberales para los altos cargos. “Nunca ha sido nuestra intención excluir u ofender a nadie”, se disculpó el primer ministro, Kyriakos Mitsotakis, que fue uno de los negociadores. “Personalmente siento un gran respeto por la primera ministra italiana, Giorgia Meloni. Estoy seguro de que abordaremos todas estas cuestiones y preocupaciones en los debates que mantendremos”, señaló a su llegada a la reunión.

El mismo tono usó el primer ministro polaco, Donald Tusk: “Nadie defiende a Meloni e Italia más de lo que yo lo hago”. A pesar de que Tusk ha sido un firme defensor de desbancar del poder de su país a los ultranacionalistas de Ley y Justicia, que son de la misma familia política europea que Meloni, dejó claro que el aislamiento no operaba en este caso. Tusk se justificó en que el acuerdo previo que alcanzó con los socialistas Olaf Scholz y Pedro Sánchez y los liberales Emmanuel Macron y Mark Rutte sólo pretendía allanar la negociación de este jueves. “La única intención y razón de esta posición es facilitar el proceso. No hay Europa sin Italia y no hay decisión sin la primera ministra Meloni, es obvio”, expresó.

Menos conciliadores fueron en privado los socialistas, que recordaban que el acuerdo ya contaba con el respaldo necesario (al menos el 55% de los países que representen al 65% de la población europea) incluso sin Hungría, Italia y Eslovaquia (que jugó a la ambigüedad hasta el final). El canciller alemán, Olaf Scholz, fue más diplomático: “Los 27 estados miembros deciden en el Consejo Europeo. Hemos llegado a un acuerdo político al respecto entre estas tres familias de partidos. Esta es solo una posición. Lo debatiremos con detenimiento y equidad. Los 27 son igualmente importantes; eso es importante para mí. Pero hemos facilitado el proceso de toma de decisiones”.

Y el holandés Mark Rutte, que llegaba flamante con su nuevo cargo de secretario general de la OTAN, recordaba que el acuerdo era de tres familias políticas. “Tenemos una coalición de tres partidos que pueden trabajar juntos. Para los cinco próximos años necesitamos estabilidad política y ser capaces de avanzar rápido. En el Parlamento Europeo hay tres grupos dispuestos a trabajar juntos. Así es cómo funciona la democracia. La democracia no solo va de bloquear, sino de trabajar de forma conjunta”, remataba el primer ministro belga, Alexander de Croo, también liberal.

Costa ya tiene el camino expedito para ser el próximo presidente del Consejo Europeo, al igual que Kallas para ser alta representante, ya que la elección de esos dos puestos corresponde en exclusiva a los líderes de los 27. Sin embargo, Von der Leyen tiene ahora que remangarse para conseguir el apoyo de la Eurocámara. En principio cuenta con el respaldo de los tres partidos que han alcanzado el acuerdo, pero no se puede dar por sentado que actúen como bloques homogéneos y monolíticos. En 2019 varias delegaciones se descolgaron y, a pesar de que tenía un margen de unos 60 escaños, salió adelante sólo por nueve votos.

Ante esa coyuntura, Von der Leyen tendió la mano en la campaña electoral a Meloni con el objetivo de contar con el respaldo de los Fratelli d’Italia en el Parlamento Europeo. Esa maniobra puso en alerta a los socialistas y los liberales, que han emplazado a la aspirante a la reelección a que mire a los verdes, que se han ofrecido a entrar en la ecuación siempre y cuando no se frene la agenda medioambiental. Esa negociación comienza ahora, en paralelo con la decisión de Von der Leyen de configurar su nuevo gobierno, para lo que tiene que encajar a los comisarios que le propongan los gobiernos europeos y Meloni aspira a una cartera relevante (económica, como la que ha ocupado esta legislatura con el socialista Paolo Gentiloni) e incluso con rango de vicepresidencia.

Leer más

Sé el primero en comentar en «Los líderes de la UE designan a Von der Leyen para la Comisión Europea con la abstención de MeloniIrene Castroel junio 27, 2024 a las 9:37 pm»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.